Trainer

PLN Centro de Estudios Para Optimizar la Comunicación
En Buenos Aires

Precio a consultar
¿Preferís llamar ya al centro?
4628-... Ver más

Información importante

  • Curso
  • Buenos aires
Descripción

Provee las técnicas necesarias para coordinar grupos de aprendizaje y enseñar a aprender

Información importante
Sedes

Dónde se enseña y en qué fechas

inicio Ubicación
Consultar
Buenos Aires
Campana 827, Castelar, Buenos Aires, Argentina
Ver mapa

Temario

Bienvenido CEOC, el Centro de Educación para Opimizar la Comunicación.
Nuestro objetivo es hacer que mediante herramientas de Programación Neuro Lingüística, sistema basado en la comunicación, Usted logre aprovechar sus habilidades y generar cambios positivos.
Esperamos que esta visita virtual sea de su agrado, y estamos a su dispósición para responder cualquier inquietud.
¿QUÉ ES LA PROGRAMACIÓN NEURO-LINGÜÍSTICA?
PROGRAMACIÓN NEURO-LINGÚÏSTICA es un sistema, o mejor dicho un modelo, que basado en la comunicación, nos permite saber cómo construimos nuestros pensamientos, y de este modo, podemos aprovechar habilidades propias y ajenas para generar cambios positivos y evolutivos.
Si nos preguntamos de dónde viene el nombre de este conjunto de técnicas, la explicación es sencilla:
La palabra “neuro” parte de la idea de que todo comportamiento proviene de nuestros procesos de visión, audición, olfato, gusto, tacto y sentimiento. Es decir, captamos el mundo mediante nuestros sentidos, luego damos “sentido” a la información y actuamos según ello. Nuestra neurología cubre los invisibles procesos del pensamiento y también nuestras reacciones fisiológicas visibles frente a las ideas y acontecimientos.
La parte “lingüística” indica el uso del lenguaje para ordenar nuestro pensamiento y nuestra conducta, y para comunicarnos con nosotros mismos.
La “programación” se refiere a cómo organizamos nuestras ideas y acciones para producir resultados.
El objeto de estudio de la PNL es la experiencia humana subjetiva; es decir cómo cada uno de nosotros organizamos lo que vemos, oímos y sentimos, y cómo revisamos y filtramos el mundo exterior. Los filtros que utilizamos son variados y van desde la educación recibida, al nivel cultural, el lenguaje, las creencias, los valores, los intereses, y las suposiciones. Hacemos caso a aquellas cosas del mundo que nos interesan y dejamos de lado otras.
Cada uno de nosotros vive en su realidad única, que fue construida por sus propias impresiones sensibles y sus experiencias de vida, y actuamos desde allí: nuestro modelo de mundo o “mapa”. Cuando creemos que nuestro modelo de mundo o mapa es “EL” mundo, comienzan lo cortocircuitos en la comunicación. Allí es donde la PNL ayuda, ampliando el mapa de cada uno y de ese modo poder comprender que el otro puede tener razón, (Aunque yo no lo comparta) si lo veo desde su punto de vista y bajo sus circunstancias.
Convicciones, creencias, intereses y percepciones muy estrechas, darán como resultado un mundo empobrecido y predecible. El mundo puede ser rico y excitante y la diferencia está en los filtros por los que percibimos. La PNL es un filtro en sí misma. Para usarla hace falta ser curioso y estar preparado para experimentar. Ej. “Si UD. Siempre hace lo que siempre ha hecho, siempre obtendrá lo que siempre ha obtenido. Si lo que hace no le sirve, haga otra cosa”
Algunos filtros básicos de la PNL suelen llamarse Marcos de Conducta:
· 1º marco- Orientación hacia OBJETIVOS más que hacia problemas. Descubrir qué queremos, descubrir nuestros propios recursos y utilizarlos para llegar a la meta.
· 2º marco- Preguntarse ¿CÓMO? más que ¿por qué? Preguntar sobre el ¿cómo? llevará a comprender la estructura del problema. Las preguntas sobre el ¿por qué? pueden proporcionar justificaciones sin producir cambio.
· 3º marco- INTERACCIÓN (Feedback) frente a fracaso. Parte de la idea que el fracaso no existe, solo hay resultados diferentes. La interacción mantiene el objetivo a la vista. El fracaso es una vía muerta.
· 4º marco- Considerar POSIBILIDADES más que necesidades. Fijarse en lo que se puede hacer, en las opciones posibles, más que en las limitaciones de una situación.
Para finalizar, podríamos decir que la PNL nos proporciona herramientas para tener una actitud de vida más flexible, clarificar nuestros objetivos, potenciar nuestras capacidades y relacionarnos mejor con nosotros mismos y con los demás.
LA PNL Y LA SALUD
La PNL comenzó por establecer modelos de excelencia en habilidades comunicativas; es decir, por determinar cómo los buenos comunicadores utilizaban el lenguaje para lograr buenas relaciones y alcanzar sus objetivos. Las habilidades comunicativas, se suele creer, que son las que se establecen con los otros, pero en el campo de la salud, es mucho más importante cómo se comunica uno consigo mismo.
La Programación Neurolingüística se desarrolla sobre cuatro principios que constituyen cuatro pilares, también para la salud: 1) SINTONÍA – 2) OBJETIVOS – 3) AGUDEZA SENSORIAL –
4) FLEXIBILIDAD.
1) SINTONÍA
El primero se refiere a la calidad de nuestras relaciones, ya que para una buena salud son fundamentales las buenas relaciones. Está comprobado que las personas que cuentan con un buen grupo de amigos y seres queridos que los apoyan y en quienes pueden confiar muestran una tendencia a gozar de mejor salud en general.
Sintonía con uno mismo: ¿Cómo se relaciona con usted mismo? ¿Qué tal resulta vivir con usted mismo?
La sintonía con uno mismo puede darse en varios niveles:
a) La sintonía con el cuerpo físico. ¿Se siente cómodo con su cuerpo? ¿Hasta dónde lo conoce? ¿Sabe escuchar y entender sus mensajes?
b) La sintonía entre las diferentes “partes” de la mente. En realidad la mente no tiene “partes”, aunque seguramente alguna vez tuvo que elegir entre varias posibilidades o que usted quería dos cosas incompatibles entre sí. Por Ej. “Quedarse en casa y salir” o “Aceptar un trabajo u otro”.
La sintonía es la capacidad de conciliar deseos posiblemente conflictivos de tal modo que, con el tiempo, puedan ser atendidos todos.
c) La sintonía entre cuerpo y mente. Cuerpo y mente son distintos aspectos del ser humano y la salud es producto de la labor conjunta de ambos. Nuestros pensamientos producen efectos físicos y nuestro cuerpo influye en nuestros pensamientos.
d) La sintonía a nivel espiritual. Tiene que ver con un sentido de pertenencia a una comunidad mayor, más allá de la personalidad individual, es saber qué lugar se ocupa en la creación.
Es importante que las diferentes partes de nuestro organismo funcionen en armonía, logramos así un estado de congruencia. Es decir que su cuerpo y su mente están de acuerdo.
El mundo exterior refleja nuestra congruencia. Los conflictos internos provocan los externos.
Las personas a las que les resulta difícil vivir consigo mismas también tienen dificultades para vivir con otras.
Cada persona tiene una percepción diferente de lo que es el mundo y actúa según lo que percibe: Ésa es la realidad, para cada uno de nosotros. Elaboramos un modelo de mundo (Mapa mental) con nuestras experiencias, creencias, valores, intereses y preocupaciones y luego lo vivimos.
Nuestro modelo de mundo, en especial las creencias, es una de las mayores influencias sobre nuestra salud.
Sintonía con otros (Acompasar)
La sintonía se consigue acompasando a los demás. Acompasar a otros es reconocerlos, es ser capaz de aceptar su modelo de mundo en vez de pretender que vean las cosas como nosotros.
Para acompasar a alguien no es preciso adoptar sus creencias; basta con respetarlas y reconocer su validez, aunque usted siga pensando diferente.
Las personas que más confían en sus creencias y valores, y que más congruentes son con ellos, también son lo bastante fuertes como para permitir a los demás que expresen otros valores distintos sin tener que discutir o tratar de convencerlos. Cuando acompasamos a alguien establecemos un puente, una conexión.
Acompasarse a uno mismo significa reconocer una situación, sin que ello implique necesariamente tratar de cambiarla. Acompasar el cuerpo es ser consciente de sus mensajes. Acompasar los sentimientos significa reconocerlos y aceptarlos, en lugar de actuar según lo que se cree se “debería” sentir.
Es bueno tener en cuenta que, a menudo, nos tratamos a nosotros mismos como jamás trataríamos a los demás.
2) OBJETIVOS
El segundo pilar de la PNL es conocer lo que uno quiere. Las cosas que uno desea se llaman para la PNL “objetivos”.
Curase es dirigirse hacia el estado que se desea disfrutar en el futuro. Puede resultarnos difícil pensar en términos de salud positiva, por estar acostumbrados a no pensar en la salud cuando la tenemos y a curar la enfermedad cuando aparece.
La Medicina estudia la enfermedad, no la salud. La Medicina preventiva trata de lo que debe evitarse para no caer enfermos. La PNL contempla la salud positiva desde dos aspectos: Por un lado, la exploración de la salud como un estado positivo que se puede fomentar mediante el modelado (Copiando cómo hacen las personas sanas para seguir así). Por otro, el establecer futuros objetivos, es decir que las cosas que son importantes para nosotros y nos esforzamos por conseguir nos proporcionan un sentido de propósito.
3) AGUDEZA SENSORIAL
El tercer pilar de la PNL es la agudeza sensorial, es decir utilizar los sentidos, percibir la señales que recibimos.
El cuerpo siempre nos dice cuando hacemos algo que no le conviene. El daño lo produce la persistencia de ciertas acciones perjudiciales, como por ej.: Los excesos en la comida, en la bebida, el cigarrillo, el trabajo, etc.
El placer procede del uso pleno de los sentidos: Saborear una comida, escuchar música, buscar entornos hermosos. Cuanto menos activos sean nuestros sentidos, más recurriremos a la cantidad, en lugar de la calidad.

4) FLEXIBILIDAD
El último pilar es la flexibilidad de conducta. Cuando la información que nos proporcionan los sentidos da a entender que no se está obteniendo lo que se busca, se cambia de conducta.
La PNL recomienda fijarse un objetivo, plantearse todas las alternativas posibles para conseguirlo, y utilizar los sentidos como fuente de información para descubrir qué lo acerca a él y qué lo aleja. SI LO QUE HACE NO LE SIRVE HAGA OTRA COSA.
La flexibilidad surge de tener claro lo que se quiere y de encontrar maneras de conseguirlo.

OBJETIVOS:
· Lograr conductas más flexibles, aceptando el cambio como algo cotidiano.
· Coordinar y liderar grupos de trabajo.
· Transformar conductas.