Tratamiento de Aguas Residuales

CAE e-learning
Online

US$ 30 - ($ 481)
¿Preferís llamar ya al centro?
00 58... Ver más

Información importante

  • Capacitación
  • Online
  • Duración:
    3 Semanas
Descripción

Para conocer la problematica de la contaminación de las aguas, sus riesgos y tratamientos.
Dirigido a: Empresas, profesionales, estudiantes y otras instituciones

Información importante

Temario

Reseña
El tratamiento de las aguas residuales comprende distintos procesos fundamentados en la extracción, tratamiento y control sanitario de los productos de desecho arrastrados por el agua y procedentes de viviendas e industrias.
Este tratamiento cobró importancia progresivamente, desde principios de la década de 1970, como resultado de la preocupación general expresada en todo el mundo sobre el problema, cada vez mayor, de la contaminación humana del medio ambiente.
Tratamiento Preliminar
Entre los procesos empleados en el tratamiento de las aguas residuales en las plantas depuradoras municipales se pueden señalar al de los enrejados
Dado que las aguas residuales que entran en una depuradora contienen materiales que podrían atascar o dañar las bombas y la maquinaria, estos materiales se eliminan por medio de enrejados o barras verticales.
En un tratamiento preliminar, el agua residual pasa a continuación a través de una trituradora, donde las hojas y otros materiales orgánicos son triturados para facilitar su posterior procesamiento y eliminación.
El Tratamiento Secundario
Una vez eliminados de un 40 a un 60% de los sólidos en suspensión y reducida de un 20 a un 40% la DBO5 por medios físicos en el tratamiento primario, el tratamiento secundario reduce la cantidad de materia orgánica en el agua. Por lo general, los procesos microbianos empleados son aeróbicos, es decir, los microorganismos actúan en presencia de oxígeno disuelto. El tratamiento secundario supone, de hecho, emplear y acelerar los procesos naturales de eliminación de los residuos. En presencia de oxígeno, las bacterias aeróbicas convierten la materia orgánica en formas estables, como dióxido de carbono, agua, nitratos y fosfatos, así como otros materiales orgánicos. La producción de materia orgánica nueva es un resultado indirecto de los procesos de tratamiento biológico, y esta materia debe eliminarse antes de descargar el agua en el cauce receptor.
Hay diversos procesos alternativos para el tratamiento secundario, como los que se describen a continuación.
Filtro de goteo: En este proceso, una corriente de aguas residuales se distribuye goteando intermitentemente sobre un lecho o columna de algún medio poroso revestido con una película gelatinosa de microorganismos que actúan como agentes destructores. La materia orgánica de la corriente de agua residual es absorbida por la película microbiana y transformada en dióxido de carbono y agua. El proceso de goteo, cuando va precedido de sedimentación, puede reducir cerca de un 85% la DBO5.
Fango activado: Se trata de un proceso aeróbico en el que partículas gelatinosas de lodo quedan suspendidas en un tanque de aireación y reciben oxígeno. Las partículas de lodo activado, están compuestas por millones de bacterias en crecimiento activo aglutinadas por una sustancia gelatinosa, estas absorben la materia orgánica y la convierten en productos aeróbicos. La reducción de la DBO5 fluctúa entre el 60 y el 85 por ciento.
Un importante acompañante en toda planta que use lodo activado o un filtro de goteo es el clarificador secundario, que elimina las bacterias del agua antes de su descarga.
Estanque de estabilización o laguna: Otra forma de tratamiento biológico es el estanque de estabilización o laguna, que requiere una extensión de terreno considerable y, por tanto, suelen construirse en zonas rurales. Las lagunas opcionales, que funcionan en condiciones mixtas, son las más comunes, con una profundidad de 0,6 a 1,5 m y una extensión superior a una hectárea. En la zona del fondo, donde se descomponen los sólidos, las condiciones son anaerobias; la zona próxima a la superficie es aeróbica, permitiendo la oxidación de la materia orgánica disuelta y coloidal. Con este tratamiento puede lograrse una reducción de la DBO5 de un 75 a un 85 por ciento.
El Tratamiento Avanzado
Si el agua que ha de recibir el vertido requiere un grado de tratamiento mayor que el que puede aportar el proceso secundario, o si el efluente va a reutilizarse, es necesario un tratamiento avanzado de las aguas residuales. A menudo se usa el término de tratamiento terciario como sinónimo de tratamiento avanzado, pero no son exactamente lo mismo.
El tratamiento terciario, o de tercera fase, suele emplearse para eliminar el fósforo, mientras que el tratamiento avanzado podría incluir pasos adicionales para mejorar la calidad del efluente eliminando los contaminantes recalcitrantes. Hay procesos que permiten eliminar más de un 99% de los sólidos en suspensión y reducir la DBO5 en similar proporción. Los sólidos disueltos se reducen por medio de procesos como la ósmosis inversa y la electrodiálisis. La eliminación del amoníaco, la desnitrificación y la precipitación de los fosfatos pueden reducir el contenido en nutrientes.
Si se pretende la reutilización del agua residual, la desinfección por tratamiento con ozono es considerado el método más fiable, excepción hecha de la cloración extrema. Es probable que en el futuro se generalice el uso de estos y otros métodos de tratamiento de los residuos a la vista de los esfuerzos que se están haciendo para conservar el agua mediante su reutilización.